Acidificación y alcalinidad en el organismo.

Nuestro organismo está en continua búsqueda de condiciones óptimas para la existencia y el funcionamiento. Debe mantener varias constantes biológicas, PH sanguíneo, glicemia, temperatura, etc… en  valores precisos y a falta de alguno pueden aparecer numerosos problemas para la salud, algunos bastantes graves. El PH juega una función muy importante para la forma molecular de las proteínas, asi como de numerosas actividades enzimáticas. El valor optimo del PH sanguíneo es de 7,42 ligeramente básico, sus variaciones son compatibles con la salud entres 7,36 y 7,42, hay acidosis por debajo de 7,36 y alcalosis por encima de 7,42.images

 

Las derivaciones, hacia cualquiera de las direcciones a partir del punto central, alcalinidad, acidez, estado reducido, estado oxidado, demasiado débil o demasiada resistividad, significan la aparición de problemas de salud y/o diversas patologías.

 

Los problemas de descalcificación que aparecen debido a la menopausia están sin duda relacionados con la existencia de este sistema. Aparte de la acidificación evidente del organismo, las modificaciones hormonales durante este periodo de la vida de las mujeres se traducen probablemente  en una variación del PH del sistema. Los pulmones aseguran más del 90 % de la desadificación del organismo ya que van a expulsar todos los ácidos volátiles provenientes sobre todo de la degradación de las “proteínas vegetales”  que, serán transformados en ácido carbónico y después en gas carbónico,  el cual se expulsará hacia el exterior por la respiración. Los riñones, por su parte, van a expulsar el resto de ácidos, no volátiles provenientes sobre todo de “proteínas animales”, tales como ácido fosfórico, sulfúrico  o úrico. La diferencia entre estas dos vías de eliminación es que la primera, la pulmonar, es rápida y adaptable, mientras que la segunda, la renal es lenta y poco adaptable.

 

 

Numerosas afecciones están relacionadas a un exceso de acidez, por agotamiento del sistema tampón, o por ensuciamiento de la sustancia coloidal. Las más conocida es la desmineralización, para combatir la acidosis el organismo busca en sus reservas de tejidos minerales y agota el tejido óseo. A continuación aparece una debilitación marcada de este tejido, con aparición o predisposición de trastornos como, caries dental, fracturas espontaneas, dolores articulares. Por otra parte, una ligera alcalosis sanguínea aparece cuando se instala a acidosis tisular. Cuantas más sales de ácidos débiles, tales como carbonato de calcio, magnesio, potasio; más básica se volverá la sangre. Además, todos lo oligoelementos son captados por el exceso de ácido y por lo tanto eliminado por los riñones. El ensuciamiento de la sustancia coloidal predispondrá a problemas como; trastornos artríticos, reumatismos, calambres repetidos, inflamaciones, bajadas de las defensas. Al nivel del tejido cerebral o del tejido nervioso la acidosis produce; irritabilidad, cansancio crónico, estado depresivo, estado de estrés permanente.2

 

Existe un manera simple de controlar nuestro estado de acidez/alcalinidad y de vigilar su evolución. Basta con testar cada día el PH de  la orina, tres veces al día, sobre todo antes de comer y de cenar. Se  realiza con una banda de papel PH que podréis encontrar en cualquier farmacia y que las instrucciones son muy fáciles de seguir.

.

Los alimentos responsables, sobre todo de la acidez alimentaria son; las carnes, los azucares blancos, las bebidas con gas, las conservas, harina blanca, aceites refinados, el té, el alcohol, el café, etc… y dentro de los alimentos alcalinizantes podemos encontrar las frutas, legumbres, patatas, frutos secos, etc…

 

Una corrección de las comidas puede restablecer el equilibrio natural. Hay que disminuir los alimentos ácidos y aumentar la comida básica. Una buena oxigenación mediante la actividad física o deportiva es igualmente aconsejable ya que va a favorecer la eliminación pulmonar de los ácidos volátiles y de manera más general a estimular las demás vías de eliminación. Los factores de estrés son numerosos, el sedentarismo y la polución urbana impiden una buena oxigenación, el tabaco es factor de acidosis importante así como de mala oxigenación.

Pablo Marín Serrano

Terapeuta Nutricional-Ortomolecular

Técnico Experto en Dietética y Nutrición

Experto en Nutrición Deportiva

www.nutricionterapeutica.com